El coordinador de la Fiscalía Delegada ante la Corte Suprema de Justicia, Gabriel Ramón Jaimes Durán, radicó la solicitud de audiencia de preclusión de la investigación que se adelanta contra el exsenador Álvaro Uribe Vélez por manipulación de testigos.

“Luego de la valoración integral de los elementos materiales probatorios, la evidencia física y la información legalmente obtenida en del proceso, el fiscal del caso determinó que varias de las conductas atribuidas al excongresista no tienen la característica de delito, y otras que sí lo son, no se le pueden atribuir como autor o participe”, dice el comunicado de la Fiscalía.

La institución explicó que que estas conclusiones responden a la aplicación de la Ley 906 de 2004 (Sistema Penal Acusatorio) y serán expuestas en diligencia pública ante el juez Penal del Circuito que disponga el sistema de reparto.

Las mismas podrán ser controvertidas por el procesado y su defensa, el agente especial de la Procuraduría General de la Nación, y de quienes reclaman su calidad de víctimas con sus apoderados.

La investigación adelantada por la Fiscalía General de la Nación se realizó en el marco del ordenamiento jurídico. De igual manera, se actuó en cumplimiento del deber que le asiste y que está consagrado en el artículo 250 de la Constitución Política de Colombia: “Solicitar ante el juez de conocimiento la preclusión de las investigaciones cuando según lo dispuesto en la ley no hubiere mérito para acusar”.