En la apertura de la Conferencia Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, el jefe del Estado resaltó la importancia de la cooperación entre los gobiernos.

“La coordinación en materia de inteligencia, en materia de información, en materia de detección temprana migratoria es fundamental, y esas premisas necesitamos adoptarlas; y espero que esta conferencia hemisférica sirva para dar pasos de avance”, recalcó.

Ante delegados de 25 países y de organismos internacionales participantes en la III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, que se realiza este lunes en Bogotá, el presidente Iván Duque sostuvo que la única salida contra este flagelo es la aplicación dura y drástica de la ley.

“Espero que la declaración que salga el día de hoy sea una declaración con esos puntos de firmeza necesarios; que entendamos que ante las amenazas globales es más fuerte la capacidad de la unión en propósitos comunes; que entendamos que frente al terrorismo no hay sino una sola salida: la aplicación dura, drástica de la ley”, precisó.

De acuerdo con el mandatario, es necesario entender que fenómenos como el terrorismo deben enfrentarse, pero también prevenirse llevando la cultura de la legalidad a todos los rincones del continente.

En este sentido, resaltó la importancia de la cooperación y la coordinación entre los gobiernos y las autoridades de los distintos países, como instrumento fundamental para lograr resultados en la lucha contra el terrorismo.

“La coordinación en materia de inteligencia, en materia de información, en materia de detección temprana migratoria es fundamental, y esas premisas necesitamos adoptarlas; y espero que esta conferencia hemisférica sirva para dar pasos de avance”, recalcó.

Para el jefe de Estado, el terrorismo no solo es una expresión cruel que amenaza la institucionalidad de las naciones y la vida y la seguridad de los ciudadanos, sino que también es una manifestación del fenómeno de la corrupción que afecta a distintos países.

“El terrorismo es una expresión cruel, es una villanía misma, es una degradación, porque el terrorismo busca intimidar a la sociedad, generar zozobra, pánico; busca debilitar las instituciones; amenaza la vida, honra, bienes, derechos y libertades de los ciudadanos”, dijo.

Y agregó: “Que se entienda que el terrorismo es una manifestación de la corrupción, porque quien está dispuesto a segarle la vida a otro para favorecer sus intereses, es en sí mismo un corrupto que pretende contaminar la sociedad”.

Por esto, expuso el Jefe de Estado, es que para todas las sociedades enfrentar el terrorismo es un deber moral e institucional, en el que la máxima coordinación que se logre significará siempre una victoria de la legalidad.

En relación con el propósito de la III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, el Presidente Duque consideró que se trata de fortalecer la cooperación que conduzca a lograr resultados importantes de la legalidad en favor de los ciudadanos de los países de la región.

“Esta es una cumbre hemisférica de importantes dimensiones y proporciones, porque aquí estamos reunidos para reiterar el compromiso de nuestros países en la lucha contra el terrorismo, para reiterar el compromiso de nuestros países en la lucha contra el crimen trasnacional y también propiciar que tengamos mejor coordinación, mejor sincronización de esfuerzos, y que logremos importantes victorias de la legalidad para los habitantes de nuestros países”, subrayó.

“Hoy, estamos unidos muchas naciones para reafirmar los principios democráticos, para reafirmar los principios institucionales y para que el hemisferio entero vea que empezamos una nueva década dispuestos a derrotar para siempre al terrorismo como un flagelo global”, sostuvo.

En la III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, que se lleva a cabo en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, en Bogotá, participan el Presidente de Venezuela, Juan Guaidó, y el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

Así mismo, asisten los ministros de Relaciones Exteriores de 25 países: Argentina, Bahamas, Belice, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, República Dominicana, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, Uruguay y Colombia.

Igualmente, participan delegados del Comité contra el Terrorismo de Naciones Unidas, la Comisión Interamericana contra el Terrorismo de la OEA y la Interpol, así como observadores de España, Israel y Venezuela, entre otros.