Inconformidad por la deficiente funcionalidad, riesgo peatonal y de accidentalidad vial, son reparos de la Personería de Manizales a esta obra.

En visita de verificación técnica al lugar, se pudo evidenciar el elevado riesgo que corren los conductores que van en sentido Universidad Autónoma – salida a Neira,  por la falta de definición de la movilidad en cuanto a los carriles.

Igualmente ocurre con los vehículos que transitan de subida, en el carril contrario, dado a que la geometría y distribución de la glorieta hace que los conductores se encuentren de frente un giro a la izquierda incómodo por el poco espacio que hay, obligando a una reducción de la velocidad, lo que genera trancón.

Los paraderos para el uso del transporte público en ambos carriles, también presentan conflictividad vial.  En el carril de subida, el paradero está en toda la salida de la glorieta, generando trancón y riesgo de peatones. En el carril de bajada, la cebra está varios metros debajo del paradero y sin suficiente espacio para un alto flujo de peatones en horas pico.

Por tal motivo la Personería presentará las observaciones para que los responsables del diseñó del proyecto, como quienes lo construyeron, respondan y hagan los ajustes respectivos ciñéndose a los manuales de diseño técnico y de geometría vial.

De no ser así, la Agencia del Ministerio Público convocará a la comunidad para proponer  las acciones constitucionales respectivas, a fin de corregir una obra vial que antes de solucionar el problema, está causando un mayor colapso vehicular y peatonal del sector, dice en un boletín de prensa de la entidad