El mandatario de los caldenses y el comandante del Batallón Ayacucho cortaron la cinta que representa mejor calidad de vida para los soldados que cuidan el activo estratégico allí ubicado.

Las obras significan un cambio de las condiciones de habitabilidad de los soldados, teniendo en cuenta que las instalaciones anteriores estaban deterioradas.

Las obras, entre las que se encuentra el mejoramiento de todas las baterías sanitarias, adecuación de más dormitorios, la instalación de materiales propios para la conservación del calor y la habilitación de 3 alojamientos, cada uno con calentadores de ambiente, televisión, extintores, nueva red eléctrica y flujo de agua caliente, tuvieron un costo de $370 millones

Entre las obras también está el mejoramiento de los espacios comunes como el comedor principal. Además, se dotó la base de electrodomésticos como lavadora, nevera, televisores y se instaló un sistema aéreo cableado de transporte para facilitar el suministro de dotaciones a la base.

«En nombre de los 230 mil hombres que conforman el Ejército Nacional damos las gracias por estas instalaciones que mejoran la calidad de vida de nuestros soldados», manifestó el comandante del Batallón Ayacucho, teniente coronel Eduar Mauricio Delgado.