El Quindío tiene un inmueble en en el norte , y Risaralda otro en el centro. En lugar de comprar uno para Caldas, mejor es remodelar los que ya se tienen, propuso el gobernador de Caldas.

«Hemos tomado la decisión de que en lugar de que Caldas compre una casa nueva, mejor podamos dotar y remodelar estas dos que ya se tienen. Así, pasarían a llamarse las casas del Eje Cafetero, las casas de la RAP»,  manifestó  el gobernador de Caldas.

De acuerdo con Velásquez Cardona, en la casa ubicada en el norte se harían gestiones como las enfocadas al turismo de naturaleza, mientras que la del centro se dispondría  para gestiones reuniones institucionales por su cercanía con el Senado y la Casa de Nariño.