La Gobernación del Quindío recibió el certificado en el que el gobierno le notificó la devolución de los 14.900 millones de pesos que había pagado para acatar un embargo por el incumplimiento de administraciones anteriores en la consignación de las primas a los maestros de los 12 municipios,  lo que se extendió 13 años.

Una de las prioridades del mandatario Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, fue saldar esa “deuda sagrada” con los docentes y lo logró. De inmediato estableció otro objetivo, recuperar el dinero para avanzar en su gestión en el ente seccional.

“Recuperamos la plata y ayer nos llegó el certificado; el gobierno nacional sí asume esa responsabilidad. Hubo un riesgo en el momento en que pagamos para desembargar el departamento, pues se venía una ‘tramitomanía’, pero se alcanzó la meta, señaló el mandatario.

Dijo que ya todos los embargos que se tenían desde el año pasado se fueron desmontando gradualmente y estamos al día con las finanzas. Esto es un alivio financiero, ante tanta dificultad que hemos tenido con la pandemia”, indicó.

El mandatario explicó que la gestión se hizo directamente con la ministra de Educación, el ministro de Hacienda y el Presidente de la República, ante quienes se presentaron todos los documentos con los que se defendía el argumento de que esa plata se la debía el Estado al departamento.