En la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos, el Grupo de Empresas Públicas de Medellín, ratificó el compromiso con el respeto de la dignidad humana de las personas con las que se relaciona en desarrollo de su quehacer empresarial y de la sociedad en general.

Según sus directivos ese compromiso se despliega a partir del procedimiento de debida diligencia que la Organización aplica, soportado en lo establecido por los Principios Rectores de las Empresas y los Derechos Humanos de Naciones Unidas y en forma coherente con el propósito de “contribuir a la armonía de la vida para un mundo mejor”.

Indicaron que como base para este abordaje, la entidad cuenta con una política institucional de Derechos Humanos en la que establece el compromiso de asumir en sus propias operaciones y promover en terceros con los que se relaciona el cumplimiento de lo dispuesto en la Carta Universal de los Derechos Humanos y sus protocolos, convenciones y pactos vinculantes, incluidos el Derecho Internacional Humanitario, la Constitución Política y el marco legal colombiano.

En esos propósitos cumplimiento de esta gestión, EPM logró recientemente el primer reconocimiento como Organización Equipares por el compromiso por la igualdad, de la mano del Ministerio de Trabajo y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Esta distinción se da por el avance en la gestión del talento humano interno, que incluye el abordaje en temas de diversidad, inclusión laboral y equidad de género.

El Grupo EPM ha implementado prácticas como el compromiso con el respeto de los usos, las costumbres y la cultura de las comunidades étnicas asentadas en los entornos en los que tiene presencia. Hoy cuenta con una guía para el relacionamiento con estas comunidades, cuya elaboración estuvo acompañada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La Organización promueve en su cadena de suministro la inserción de prácticas y la adopción de herramientas diversas con el interés de que todas aquellas compañías con las que el Grupo tiene relaciones contractuales estén alineadas con el compromiso de respetar y promover el respeto de los Derechos Humanos.

Actualmente, dentro de los pliegos de contratación se incluye el Código de Conducta para Proveedores y Contratistas del Grupo EPM, con el fin de comprometer a cada empresa en la gestión de diferentes temas, incluido el respeto por los Derechos Humanos.