Hasta el 22 de septiembre estarán abiertas las inscripciones para el examen de admisión a la Universidad Nacional de Colombia (UNAL). El costo es de 100.000 pesos; la prueba se realizará el domingo 23 de octubre.

El 11 de noviembre se conocerán los resultados de la prueba de admisión, y mucha atención, porque en esta fase ha habido un pequeño ajuste metodológico: una vez el aspirante haya sido aceptado contará con unos días en los que tendrá que realizar el respectivo proceso de inscripción de carrera –recordemos que la UNAL cuenta con 98 programas de pregrado en todo el país–, el cual consiste en entregar la documentación requerida para la matrícula.

“Quienes no hayan podido matricularse por alguna razón, o en el caso de que haya programas de pregrado con cupos disponibles, estos se ofrecerán hasta que se llenen todos los cupos”, explica el profesor Mario Alberto Pérez, director Nacional de Admisiones de la UNAL.

Afirma además que “el tradicional examen que la Universidad realiza para otorgar los cerca de 5.500 cupos que ofrece por semestre en todas sus sedes se había suspendido debido a la crisis sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19, pero superada la emergencia, la Institución retoma la realización de dicha prueba”.

“Durante este tiempo se estuvieron utilizando las Pruebas Saber 11, y aunque el apoyo del Icfes ha sido invaluable, hay ciertos aspectos que no han sencillos de manejar, como los tiempos en los cuales nosotros tenemos resultados debido a los procedimientos de registro y matrícula en la Universidad”, amplía.

Otro aspecto que también se ha considerado para tomar esta decisión tiene que ver con el hecho de que se estaban admitiendo pruebas del Icfes desde 2014, lo cual generó dificultades al momento de definir los cursos nivelatorios, entre otras acciones.

“Transformamos los resultados del Icfes para utilizarlos de manera más cercana a los intereses de la Universidad en la selección de sus nuevos estudiantes, y también en la información que necesitamos para ver los cursos de nivelación que pudieran requerir. Pero es importante seguir con la medición que les veníamos realizando a todos los estudiantes en una sola aplicación y poder seguir analizando esta información para evaluar a los aspirantes a ingresar a la Universidad”, destaca el director Nacional de Admisión de la UNAL.

Así mismo, señala que las admisiones especiales continúan, por ejemplo para personas de comunidades indígenas, mejores bachilleres de población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal, mejores bachilleres de municipios pobres, mejores bachilleres, víctimas del conflicto armado y el Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama), el cual se aplica en las sedes Amazonia, Caribe, Orinoquia y Tumaco.

El académico invita a “todos los bachilleres del país a participar en el proceso de admisión a la mejor institución de educación superior del país, que les permite a las personas de diferentes niveles socioeconómicos, en especial de estratos 1 y 2, poder transitar hacia una mejor calidad de vida”.

La información sobre el proceso de admisión se puede consultar aquí