Lo que funcionó por unas cinco décadas como hospital geriátrico es desde la anterior administración el Hospital General San Isidro.

No obstante las inversiones de la administración municipal, en el centro asistencial existe un déficit ocasionado por las deudas de las Entidades Promotoras de Salud (EPS) ,  según como se dio a conocer en el informe de empalme durante la sesión en el Concejo de Manizales.

El concejal proponente de la sesión, Henry Gutiérrez Ángel, manifestó que fue importante conocer las gestiones del mencionado hospital, debido a que dentro del plan de desarrollo de Manizales quedó incluida la restructuración de las Entidades Sociales del Estado (ESE) de la ciudad para mejorar su prestación. Las entidades involucradas son el Hospital General San Isidro, Assbasalud y el Hospital de Caldas, institución que aún genera gastos sin prestar servicios.

“Hay iliquidez en el Hospital San Isidro, se debe pensar qué hacer con una entidad que le invirtió $800 millones a la salud mental (en el 2018), $850 millones a una unidad de pediatría que no funciona y se subutiliza el área quirúrgica”, indicó el concejal Gutiérrez.

Según el informe, se revelan cifras como que en el año 2016 se presentaron ingresos por $6 mil millones y en el 2019 se incrementó a $20 mil millones. Sin embargo, debido a las deudas de las EPS y la demanda de la empresa Coopservigensa la entidad presenta un déficit.

La gerencia
El gerente del Hospital San Isidro, Iván Fernando Abasolo, explicó que la institución requiere una reorganización interna, debido a que hay carencia de un proceso estructurado de talento humano, el manual de funciones no está acorde a la realidad y el manual de contratación está desactualizado.

“Estamos en el proceso de buscar que el hospital pase de primer a segundo nivel porque aunque se hacen algunas especialidades, las consultas no dan los recursos necesarios”, manifestó el gerente.

El funcionario indicó que en el hospital no hay quirófanos ni central de urgencias, hay consulta externa y hospitalización de algunas especialidades, pero sin exámenes complementarios como ecografías, rayos x, ecocardiogramas y exámenes de laboratorio.

De la misma manera, dijo que hay un pabellón de consulta y hospitalario para salud mental y cardiovascular, que se pueden potencializar.

Finalmente, Abasolo explicó que aunque los ingresos aumentaron cada año, en la administración pasada, debido a las contrataciones y recusos, se presenta un desfase de $15.500 millones por las deudas de las EPS.  Además, manifestó que debido a la demanda del contratista Coopservigensa se cuenta con una deuda que afecta a la entidad.

“Se debe hacer austeridad en el gasto de contratación, se debe reoganizar la prestación del servicio que no sea solo a Medimás y Asmedsalud sino que se amplíe el rango de empresas”, concluyó.

Algunas cifras
73 es el número de la planta de personal.
$6.822 millones de facturación en el 2016; $11.638 millones en el 2017 ; $14.000 millones en el 2018 ; y $20.016 millones en el 2019.
$5 mil millones en el 2016 en gastos a $13.000 millones en el 2018.
$1.072 millones es la utilidad a marzo de este año.