El presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana Monseñor Luis José Rueda dijo que los ciudadanos están llamados  a respetar coherentemente la vida desde la gestación hasta la muerte natural.

En un corto video señaló que para  los creyentes la vida es un derecho fundamental y un don de Dios y que seguirán defendiendo la vida humana y reiteró, que lo más razonable es defender la vida desde la fecundación y gestación porque esto llevará a ser coherentes para pedir que no se recluten niños, que no haya minas antipersonales, masacres y violencia.

Para los sacerdotes católicos la posición eclesial es considerar que hay vida humana desde el momento de la fusión del ovulo con el espermatozoide e insistió en que los católicos defienden la vida, no solo de los no nacidos, sino también de los nacidos.

Según los religiosos la posición de la iglesia ha venido consolidándose, debido a la conciencia, que reconoce a mujeres que terminan abortando presionadas por factores familiares, económicos, laborales, psicológicos,  y que, según el papa Francisco, no deberían ser rechazadas, señaladas o estigmatizadas, sino acogidas y consoladas en su dolor.

Cada caso es único y la mayoría de las personas abortan porque no tienen otra alternativa, por lo que la actitud de los sacerdotes tiene que ser misericordiosa, acogedora y solidaria, buscando que las mujeres no caigan en esa “tragedia”, indicaron los prelados.