La actividad fue realizada por la Secretaría de Gobierno de Manizales. La jornada se realizó como parte de las sanciones que deben cumplir.

Este trabajo comunitario tuvo como finalidad sensibilizar a los ciudadanos e invitarlos a tener un buen comportamiento cívico. Allí recibieron también una formación para el cuidado de la naturaleza.

De esta manera se contribuyó a la recuperación de la zona con la siembra de 200 árboles.

Barristas de Holocausto Norte y habitantes de calle participaron en la actividad como voluntarios.