El estudiante del Doctorado en ciencias cognitivas de la Universidad Autónoma, Andrés Mauricio Ramírez, identificó en los victimarios sexuales los sistemas de pensamiento y la intencionalidad en las emociones sociales que intervienen y generan la actividad delictiva sexual.

Su investigación denominada Estructura Cognitiva de la Emociones Sociales intervinientes en la comisión de delitos sexuales, encontró ocho modos emocionales que influyen en su actividad delictiva: Orgullo parental, orgullo salvador/compasivo, orgullo viril, orgullo vanidad, resentimiento en modo venganza, resentimiento en modo dominación, el retraimiento y conservación.

De hecho, esta investigación identifica diferentes modos operativos de la ofensa sexual que podrían ser casi exclusivos de la dinámica latinoamericana, por ejemplo el drama del criador (orgullo paternal) o del salvador (orgullo compasivo) solo por citar dos tipos de modalidad que seguramente no tendrían una alta incidencia en entornos socioeconómicos más estables que el nuestro. El fenómeno del “prepaguismo” de altísima ocurrencia en Colombia denota claramente estos dramas.

El estudiante de la UAM explicó que para encontrar estas emociones entrevistó a 24 personas condenadas por delitos sexuales recluidas en el Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario EPMSC de Manizales. “Dada la dificultad para obtener la información, las delimitaciones iniciales se extendieron y se logró registrar información con personas condenadas por diferentes tipos de delitos sexuales.

Inicialmente solo se pretendía registrar información de personas delincuentes sexuales condenadas por actos sexuales abusivos cuyas víctimas fueron niños o adolescentes, y personas condenadas por acceso carnal abusivo cuyas víctimas fueron niños o adolescentes. No se trabajó con individuos condenados por proxenetismo”, comentó el estudiante del Doctorado en Ciencias Cognitivas de la UAM.

De acuerdo con los convenios establecidos entre la Universidad Autónoma de Manizales y el EPMSC de Manizales, además del respectivo aval del Comité de Ética de la UAM, se efectuaron decenas de ingresos al establecimiento por parte de Andrés Mauricio

“Una vez al interior del lugar, en el área de ayudas educativas, en un escritorio compartido o en el salón de música de esa dependencia se llevaron a cabo los encuentros para realizar los registros. En la mayoría de los casos los participantes no permitieron el registro tecnológico o digital. En el establecimiento solo autorizaron el uso de una grabadora de audio, sin embargo, los participantes generalmente no accedían a su registro”, comentó.

Esta investigación fue dirigida por la José Hoover Vanegas García, docente-investigador de la Universidad Autónoma de Manizales (UAM).

Esta es la segunda sustentación de este posgrado de la UAM que pretende que los participantes reconozcan la articulación entre las ciencias cognitivas como un campo interdisciplinar que permite dar solución a problemas relacionados con su objeto de estudio: la génesis, los procesos y los productos de los sistemas cognitivos, sean estos naturales o artificiales, y las relaciones con todos aquellos ámbitos en los cuales tienen algún efecto, como los estudios sobre el lenguaje, la neurociencia, la inteligencia artificial, la educación y el desarrollo de la conciencia.

Detalles de esta tesis del Doctorado en Ciencias Cognitivas de la UAM.

¿Qué se hizo en esta investigación?

Se identificaron en los victimarios sexuales los diferentes sistemas de pensamiento y la intencionalidad presentes en las emociones sociales que intervienen y generan la actividad delictiva sexual. A su vez, se estructuró la comprensión del fenómeno por medio de dramaturgias y geometrías, se construyeron ocho dramaturgias con sus respectivas geometrías.

Finalmente, el análisis constitutivo arrojó cinco procesos constitutivos inherentes en la génesis de la actividad delictiva sexual. Para lograr todo lo anterior se desarrollaron entrevistas a profundidad y relatos anecdóticos con los participantes (personas condenadas por delitos sexuales). Se efectuaron procesos de codificación, conceptualización, categorización, tematización y nucleación propios del método fenomenológico.

¿En qué consiste y su propósito?

De acuerdo con las estimaciones del Sistema de Registro de Abusadores sexuales (SOR [Sex Offender Registry] en todo el orbe cada minuto ocurren aproximadamente cincuenta casos de actividad ofensiva sexual. Esto confirma indudablemente a la ofensa sexual como un fenómeno epidemiológico, global y multicultural.

En consecuencia, las ciencias cognitivas deben aportar conocimiento acerca de la etiología, intervención y prevención de la ofensa sexual, en tanto es un fenómeno cuya naturaleza es cognitiva, social y emocional. Esta investigación se desarrolló con el propósito de comprender la intencionalidad de la experiencia delictiva sexual y las funciones cognitiva y emocional.

¿Cuáles son sus bondades?

En el campo de la etiología del delito sexual existen diversas tipologías o clasificaciones de los diferentes tipos de agresores u ofensores sexuales, esta investigación arrojó una nueva forma de comprensión generando una tipología emocional alternativa a las existentes.