Reactivar los proyectos relacionados con vías y movilidad está entre los grandes retos de los gobiernos departamentales en la etapa de superación del COVID-19.

El  Ministerio de Transporte e Invías socializaron mediante un foro virtual los protocolos de bioseguridad en obras de infraestructura de transporte, amparados en la Resolución 679 del Ministerio de Salud.

Un equipo delegado de la Secretaría de Infraestructura de Caldas conoció en detalle estos lineamientos, sobre los cuales ya se está trabajando para el reinicio de obras en distintos municipios de Caldas, en diálogo constante con las alcaldías locales. Desde esta Secretaría se verifica estrictamente que, previo al inicio de las actividades, el personal tenga buenas condiciones de salud, porten los elementos de bioseguridad (tapabocas, guantes, gel antibacterial, distanciamiento), y que los equipos estén debidamente desinfectados.

Juan Esteban Gil Chavarría, director General del Instituto Nacional de Vías (INVÍAS), afirmó que se ha dado un crecimiento escalonado del incremento en frentes de obra y la reincorporación de personal a los proyectos. “Debe existir un compromiso, desde las entidades contratantes para adaptar los protocolos a las necesidades de cada obra y generar una implementación con rigor y control. El autocuidado es también uno de los principios rectores de estos protocolos”, dijo.

Gil Chavarría indicó que el protocolo de bioseguridad para proyectos de infraestructura en vías incluye diferentes medidas, entre ellas identificación y aislamiento del personal (local y foráneo), supervisión de la movilidad del personal e ingreso a las obras, desinfección, higiene, capacitación y sensibilización, control y seguimiento de los protocolos, interacción permanente con autoridades regionales, ARL y contingencia.

La Secretaría de Infraestructura de Caldas espera reiniciar varios frentes de obra antes de culminar el primer semestre de este año. Los combos de maquinaria y cuadrillas de rocería trabajan en todo el departamento siguiendo las medidas de bioseguridad.