Así lo afirmó hoy la profesora Dolly Montoya Castaño, rectora de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en el marco del Día Internacional de la Educación, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Durante la entrevista realizada por Radio UNAL, la rectora Montoya enfatizó que el propósito superior de la Universidad desde sus inicios ha sido la formación integral de estudiantes con actitudes ciudadanas y aptitudes cognitivas al más alto nivel de conocimiento para desarrollar la sociedad y nación desde los territorios.

Indicó que, “la educación es un derecho humano indispensable, que se desarrolla a lo largo de la vida; desde que un niño nace y se empieza a relacionar con el entorno para comprender el mundo”.

Según la Rectora, “desde la academia estamos formando profesionales, técnicos y tecnológicos para el desarrollo de las regiones del país, apoyado de un liderazgo en educación, ciencia y tecnología nacional en un entorno global, siendo este nuestro segundo eje del Plan Global de Desarrollo y del Plan Estratégico Institucional al 2034”.

La paz desde las aulas 

La UNAL a lo largo de su historia ha sido artífice de la paz y ha trabajado en función de ella. Uno de los ejemplos que evidencia este aporte fue la creación del Centro de Pensamiento y Seguimiento a los Diálogos de Paz que surgió casi con el inicio del proceso de negociación con las FARC. Este ha sido un espacio de socialización de conocimiento en el que participaron más de 300 profesores.

“También hemos creado otros 25 centros de pensamiento orientados en diferentes áreas como: pensar la paz, la constitución, la creación de medicamentos, también sobre el derecho a la salud; todos ellos impulsados por la Vicerrectoría de Investigación y que han venido haciendo política pública”, destacó la Rectora.

Con el mismo propósito, a raíz de la movilización social de 2018, la Institución impulso 18 cátedras nacionales, un escenario abierto al diálogo entre académicos y estudiantes sobre los problemas nacionales que motivaron en ese entonces a la protesta social.

“También propusimos ocho temas para la discusión nacional que conformaron las mesas de Convergencia por Colombia y el Instituto de Liderazgo Público, una corporación entre egresados y la Universidad para promover las ideas de liderazgo y paz, abriendo un importante espacio de comunicación con la sociedad”, señaló.

De la misma manera, manifestó que, “la Red Paz ha jugado un papel importante en la justicia transicional y ha estado presente en zonas como Arauca donde hay cuatro frentes de desmovilizados y con organismos internacionales, se están construyendo 15 cooperativas. Estas acciones se seguirán haciendo en las sedes de frontera que tienen gran vulnerabilidad”.

La académica destacó la importancia del trabajo intersedes en el liderazgo colectivo y transformador de las regiones. Esta apuesta se viene realizando en las nueve sedes de las UNAL: Bogotá, Medellín, Manizales, Palmira, Amazonía, Orinoquía, Caribe, Tumaco y la Paz.