El verdadero “sueño” era una vía moderna, de doble calzada, entre Calarcá e Ibagué, con un gran túnel que ahorre la subida hasta el Alto de La Línea. Pero no es eso lo que tendremos, dijo el ambientalista quindiano , Néstor Ocampo.

Esta la oponión de Néstor Ocampo.

Con una abrumadora campaña publicitaria quieren hacernos creer que el viernes 4 de septiembre se hará realidad “el sueño centenario de cruzar la Cordillera Central”, “la más grande obra de ingeniería en la historia de Colombia”, “el orgullo de la ingeniería colombiana”, “la luz al otro lado del túnel” y otras tantas babosadas que dicen el Presidente de la República, la Ministra de Transporte, el director del INVÍAS, el gobernador del Quindío, el alcalde de Calarcá y que repiten, como loras, sin criterio, medios de comunicación.

El verdadero “sueño” era una vía moderna, de doble calzada, entre Calarcá e Ibagué, con un gran túnel que ahorre la subida hasta el Alto de La Línea. Pero NO ES ESO LO QUE TENDREMOS a partir del viernes. Solo “inaugurarán”, con prisa e improvisacion, la mitad del gran túnel, algunas obras anexas, algunos túneles cortos y unos pocos kilómetros de doble calzada entre Calarcá y Cajamarca. La otra mitad del túnel, ya lo dijo la Ministra, está proyectada para dentro de ¡20 AÑOS! y apenas se encuentra en fase de prefactibilidad; el resto de obras anexas, túneles cortos y los kilómetros que quedan faltando de doble calzada hasta Cajamarca estarán para el 2021, cosa que dudo mucho. Nada se dijo de la vía Cajamarca a Ibagué que es parte importante de ese “sueño”, ni del paso por la ciudad de Cajamarca que aún está por resolver.

Así que, NO NOS DIGAN MENTIRAS, apenas van a inaugurar una parte de ese “sueño” y están tratando de hacernos creer que lo van a inaugurar completo. Y eso sin hablar de costos que hasta ahora superan en cuatro veces el presupuesto inicial para las obras completas, un retraso de más de 5 años en la ejecución del proyecto, que aún faltan muchas obras, que hay obras que han demolido y están demoliendo por mal diseño o por mal hechas, que no se ha ejecutado el Plan de Manejo Ambiental, que el paso de la Cordillera Central no debió hacerse por aquí como sugirió INGEOMINAS en su momento por la cercanía al volcán Machín, etc… sí, aún hay mucho de qué hablar.

Pasarán muchos años antes de que haya doble calzada completa, sin necesidad de subir al Alto de La Línea, entre Calarcá y Cajamarca y otros tantos años más para que terminen las obras hasta Ibagué… asi que lo que nos están diciendo son mentiras. Estamos aplaudiendo la incompetencia, la desidia, la corrupción, el engaño… estamos aplaudiendo que nos “tumben”.

Declaraciones del ambientalista quindiano Néstor Ocampo