La Justicia Especial para la Paz inició el trámite en el cementerio de Carmen de Bolívar, ante la exposición de estructuras óseas presuntamente de desaparecidos en el 2000.

La Sección de Ausencia de Reconocimiento de la JEP inició el trámite de medidas cautelares sobre el cementerio del corregimiento de El Salado, del Carmen de Bolívar, ante la evidente exposición de estructuras óseas de personas que presuntamente fueron desaparecidas durante la masacre de El Salado (2000).

La JEP inició este trámite luego de la solicitud realizada por la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), que remitió a la jurisdicción una serie de videos donde se evidencian afectaciones en tumbas y exposición de cuerpos de presuntas víctimas. Las medidas cautelares buscan proteger estos cuerpos para identificarlos y entregarlos de manera digna a sus familiares.

La Sección de Ausencia de Reconocimiento vinculó al trámite de medidas cautelares a la Alcaldía de El Carmen de Bolívar (Bolívar) y le ordenó hacer encerramiento de las tumbas alteradas en máximo 20 días. También solicitó información a esa Alcaldía, así como a la Fiscalía General de la Nación sobre las acciones que haya adelantado para proteger el lugar.

Una vez se levanten las restricciones que impone la emergencia sanitaria por el Covid-19, el Grupo de Apoyo Técnico Forense de la UIA hará una inspección al cementerio de El Salado y recuperará los cuerpos expuestos para entregarlos a la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (UBPD).

La sección corrió traslado a la Alcaldía de El Carmen de Bolívar de las disposiciones emitidas por el Ministerio de Salud y las recomendaciones del El Equipo Colombiano Interdisciplinario de Trabajo Forense y Asistencia Psicosocial EQUITAS, para el cuidado y protección del cementerio de El Salado ante la emergencia sanitaria que implica extremar cuidados para impedir que se alteren lugares de inhumación de víctimas de desaparición forzada.

Finalmente, se corrió traslado de lo dispuesto a la UBPD para que disponga lo necesario para la identificación de los cuerpos y su entrega de manera digna a sus familias.