En un comunicado califican la información como una prueba de los intereses malintencionados de alterar la protesta, generar caos y problemas de orden público, consideran que se pretende estigmatizar la protesta social.

Los representantes de la Minga, como ayer, se levantaron de la mesa con el Gobierno sin llegar a un acuerdo y avanzan hacia Bogotá.

Insisten en la presencia del presidente Iván Duque para entablar un diálogo abierto y directo con él, por considerar que es el único con poder de decisión, y no con los representantes de su Gobierno.

Entre los temas para tratar están la preocupación por los grupos armados en los territorios, el asesinato selectivo y las masacres.

Insistieron en que esta minga es política, para entablar una discusión con el gobierno sobre esos temas, y no reivindicativa, es decir: no es para hacer exigencias económicas específicas como las que han exigido en mingas anteriores, sobre lo que, en todo caso, dicen que no les han cumplido.