La Organización de las Naciones Unidas considera que  el aumento de violencia e inseguridad pone en riesgo avances de la paz en Colombia y advierte que, si no se garantiza la seguridad, los avances de integración social, política y económica peligran.

La Misión de Verificación de Naciones Unidas para Colombia presentó su nuevo informe sobre la situación de los acuerdos de paz en Colombia durante el último trimestre (28 de diciembre 2021 – 25 de marzo 2022) en el que reconoce un avance importante en la participación democrática como herramienta para la paz.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, destaca que durante estos tres meses han notado un incremento en la inseguridad y la violencia, los cuales ponen en peligro los avances alcanzados en el país, al referirse a la muerte de líderes sociales y  excombatientes y al gran desplazamiento que se presenta al sur del país.

Violencia e Inseguridad: riesgos para la paz

En su informe, la ONU pide dar “pasos firmes y eficaces para consolidar la seguridad” y así proteger los avances logrados en “reincorporación de excombatientes, la sustitución de cultivos ilícitos, la justicia transicional y las oportunidades de desarrollo en las comunidades afectadas por el conflicto”.

La ONU constató que los niveles de violencia se intensificaron en los departamentos del Chocó, Putumayo y Arauca por cuenta de enfrentamientos entre disidencias de las FARC y el ELN, lo que ha resultado en afectaciones para todas las comunidades y ha dejado 11 excombatientes asesinados, 43 defensores asesinados, 13.000 desplazados y 48.000 personas confinadas en los últimos tres meses.

Reincorporación política

Pese a la radiografía del aumento de la violencia, la ONU califica como un hito importante la elección de las circunscripciones transitorias especiales de paz y resalta que Colombia camina hacia una democracia más inclusiva considerando que hubo pocas barreras para la participación en las elecciones para el Congreso.

También se destaca que “la gran mayoría de exintegrantes de las FARC-EP pudieron votar” lo que consideran “un aspecto importante de la reincorporación política”. A su vez resaltan que “los incidentes registrados durante la jornada electoral se resolvieron conjuntamente entre entidades gubernamentales y estatales, representantes de excombatientes y la Misión”.

Integración social y económica

En el documento, la ONU hace énfasis en que la mayoría de los más de 13.000 excombatientes continúan en el proceso de reincorporación “a la vida civil a pesar de los importantes retos que enfrentan” como la inseguridad en los territorios en los que viven y en los que mantienen sus proyectos productivos.

A la fecha, la ONU constata que el 63% de los excombatientes participan en proyectos productivos. Hay 116 proyectos productivos colectivos que benefician 3.855 personas y 3.918 proyectos productivos individuales que benefician a 4.736 personas.

También se reconoce positivamente que el Gobierno haya comprado dos terrenos “para el antiguo Espacio de Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Anorí, Antioquia, elevando a 10 el número de antiguos ETCR que ya cuentan con tierras”.

Las víctimas como centro del proceso

Recordando el paso de las elecciones para el Congreso y la cercanía de las elecciones presidenciales, la ONU “alienta a las fuerzas políticas a mantener su compromiso con una campaña libre de violencia y estigmatización y confía en que la ciudadanía colombiana y sus líderes políticos honrarán los principios que inspiraron el Acuerdo Final de Paz al participar en el debate democrático”.

También concluyen resaltando que las sanciones que emitirá la JEP “tienen el potencial de demostrar que la paz y la justicia pueden reforzarse mutuamente manteniendo a las víctimas en el centro del proceso”