El ministro de Salud Fernando Ruiz Gómez al recorrer el nuevo Laboratorio Nacional de Genómica del Instituto Nacional de Salud, destacó que éste expresa el pasado de la salud pública en Colombia, pero también el futuro de cara a una seguridad sanitaria para el país.

“Hace unos años en la epidemia de Chikunguña añorábamos tener una red de laboratorios robusta, ya que para entonces se encontraba abandonada, y ver lo que hoy hay, tanto en el nivel público como privado, con ese esfuerzo tan grande del Gobierno Nacional, las universidades, los departamentos y centros de investigación, llena de orgullo”, dijo el ministro al inicio de su intervención.

Para el ministro, este esfuerzo se ha escrito derivado de la pandemia, por ello destacó que Colombia pasó de tener un laboratorio genómico en marzo de 2020 a 21 actualmente, y de uno para análisis de PCR a 217 a la fecha.

“Todo esto se insinuó después de la epidemia del Zika, con un rudimentario esfuerzo del INS por montar algo de genómica. Y apenas estamos hablando del 2016, y para 2021 ya había una capacidad masiva de hacer genómica en Colombia”, dijo Ruiz, precisando que todo a sido posible con el esfuerzo colaborativo del país.

En el mismo sentido destacó la labor del INS por establecer modelos matemáticos para proyectar los picos del covid-19, para crecer en los laboratorios para el diagnóstico, así como para los de genómica.

“Todo eso se concreta en los resultados que hoy vemos, como por ejemplo haber tenido la capacidad para identificar la variante mu -y haberle dado ese servicio al país y al mundo-“, dijo Ruiz, expresando que así la comunidad internacional pudo apreciar la capacidad de hacer genómica que existe en Colombia.

Hoy todo eso se sintetiza en el Laboratorio Nacional de Genómica del INS, dotado de la más alta tecnología, con microequipos y el mejor talento humano.

Por ello el jefe de la Cartera sostuvo que la pandemia le permitió a Colombia tener el reconocimiento mundial de servir con ciencia y tecnología en salud. “Y esto es esencial a futuro, por ello estamos empeñados en proyectos como el Conpes de Soberanía y Seguridad Sanitaria”.

“Este sistema de salud debe tener todas las capacidades para poder defenderse de futuras emergencias sanitarias, por lo menos autoabasteciéndose con tecnologías en salud, y la capacidad genómica es uno de esos servicios esenciales”, precisó Ruiz.

De esta manera, el ministro a su cierre indicó que la pandemia le dio a Colombia la posibilidad de crecer en telemedicina, en genómica, diagnóstico, laboratorios, en camas de UCI, entre otros frentes. “A veces se necesitan golpes como una pandemia para entender la importancia de tener un sector salud robusto y con capacidad de investigación”, puntualizó.