Expertos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) enfatizan en no estigmatizar la salud mental en el país y en ofrecer la atención necesaria desde la primera infancia. Consideran que el cuidado de la salud mental se debe dar en todos los ámbitos de la vida, ya que aspectos económicos, sociales y culturales, entre otros, son determinantes.

El 25 % de la población mundial presenta algún problema relacionado con la salud mental, lo cual supone un reto que requiere un análisis que considere no solo el diagnóstico de un trastorno, sino factores como la relación en el hogar o en los colegios, además del contexto socioeconómico.

En Colombia, la tasa de suicidios aumenta cuando las condiciones de desempleo o de dificultades económicas empeoran, síntoma que lleva la salud mental a un terreno que se enmarca dentro de factores socioeconómicos que determinan el contexto en el que se vive, mejorando o empeorando la salud mental.

El médico psiquiatra de la UNAL, Jorge Herazo, director del Instituto de Investigación del Comportamiento Humano, expresa que a lo largo de los años las políticas públicas en salud mental no han sido efectivas, ya que se han enfocado en tratar la enfermedad a partir del trastorno y no desde lo que ocurre con el entorno familiar, la violencia en el círculo cercano, la inequidad socioeconómica y cultural, así como la discriminación y otras cuestiones.

“Hace falta prevención y promoción fuerte en el tema de la salud mental en el país, el enfoque llevado hasta ahora ha sido ineficaz porque desconoce la realidad en la que viven miles de personas, lo cual se ha visto con las dos políticas nacionales de salud mental que ha tenido Colombia”, asegura.

El profesor Miguel Barrios, de la Facultad de Medicina de la UNAL, dice que los niños son de los principales afectados, ya que desde bebés se pueden ver enfrentados a relaciones deterioradas de sus padres y a malos cuidados que tienen un efecto negativo en su desarrollo cognitivo a largo plazo.

“Algunas investigaciones señalan que cuando un niño tiene un retraso en el desarrollo, por ejemplo, del lenguaje, probablemente la primera causa puede ser que hay descuido en los procesos de cuidado de sus padres o familiares, y no solo de un problema auditivo”, recalca.

Agrega que algunos factores que se han descrito como los principales determinantes de traumas o problemas en salud mental en los niños son: la violencia intrafamiliar, estar bajo el cuidado de un adulto que tiene una enfermedad mental, el consumo de sustancias, la delincuencia; y más recientemente, el bullying, la pobreza extrema y el estigma por formar parte de familias migrantes o de alguna etnia específica.

Según el experto, haber vivido cuatro o más de estos factores hace que se tengan una probabilidad de hasta 1.300 veces más de tener una conducta suicida, por lo que es indispensable identificar los momentos en que se agudizan estas problemáticas y poder frenar el aumento de esta desafortunada cifra de desenlaces fatales.

En esta línea, el profesor Herazo hace énfasis en que el consumo de bebidas alcohólicas es una de las principales situaciones que generan problemas de salud mental en la sociedad colombiana, y de hecho el patrocinio y la publicidad juegan un papel clave en el fomento de su consumo.

“No hay absolutos cuando se habla de trastornos de salud mental, porque obedecen a consensos entre expertos para diagnosticar estos malestares, por lo que es importante tener en cuenta todas las variables que influyen en el desarrollo psicológico de las personas, y temas como las bebidas alcohólicas potencian estos comportamientos”, indica el experto Herazo.

“La mejor forma en que se pueden tomar acciones para cuidar la salud mental tanto de cada persona como de su círculo cercano, es siguiendo una de las principales recomendaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS), que habla sobre dejar la estigmatización que se tiene con las personas que hablan sobre problemas de salud mental”, señala el profesor Barrios.

“Este es un problema de todos, que no se restringe a que una persona sea diagnosticada con depresión o algún trastorno, sino que le puede pasar a cualquiera, y es determinante poder hablar sobre ello y reconocer que forma parte de la vida normal”, asegura el médico pediatra.

Añade que también es fundamental tener buenos hábitos alimenticios, dormir bien, hacer algún tipo de actividad física y generar buenas relaciones con las demás personas, manteniendo una actitud positiva frente a la vida.

Por último, el médico Herazo hace un llamado a los medios de comunicación, que juegan un papel primordial en la forma como se abordan estos temas, sabiendo que la salud mental, que se ha visto enfrentada a momentos difíciles como la pandemia o la actual economía del mundo, es todo un reto que hay que llevar con responsabilidad.