Esta crisis sanitaria ha traído cambios en la forma en que se imparte la educación en el país, donde se pasó de la presencialidad a la virtualidad.

En la Universidad Católica de Manizales han desarrollado varias prácticas que permiten que los profesores continúen formando a los estudiantes con herramientas digitales. Tal es el caso de Bibiana María Toro Osorio, profesora del programa de Bacteriología.

Ella da clases en segundo y quinto semestres , en las que busca el desarrollo pedagógico de los estudiantes con clases magistrales, exploración de la biblioteca en línea, trabajos grupales e independientes.

Con los estudiantes de décimo semestre apoya el seminario de profundización y la agenda de trabajo. Además verifica los avances de práctica a partir del Plan de Práctica Formativa, teniendo en cuenta las dimensiones asistencial, académica, administrativa, investigación y de proyección social.

Las herramientas tecnológicas y didácticas que utiliza para impartir sus clases son la plataforma Moodle, Zoom, curso de clase invertida con pizarra virtual y el uso del WhatsApp.

“El trabajo colaborativo está presente de acuerdo a las necesidades particulares y grupales de los estudiantes, hay constante entre la Decanatura de la Facultad de Ciencias de la Salud y la dirección del programa de Bacteriología. También trabajo articuladamente con las directivas de la institución y realizo un seguimiento virtual a los estudiantes que están en práctica”, señaló Bibiana María Toro Osorio, profesora de Bacteriología.

Nuestra profesora trabaja para motivar a sus estudiantes, entendiendo sus diferencias al momento de aprender, y así potenciar sus habilidades.

“Utilizo un lenguaje positivo con mis estudiantes para favorecer su salud mental, tengo disponibilidad para hablar con ellos y contar con una comunicación virtual efectiva. Siempre tengo actitud de escucha y diálogo, atención continuada y esfuerzo, reflexión y toma de decisiones responsables. Busco la participación de mis estudiantes”

Para la profesora pasar de lo presencial a lo virtual permitió una nueva forma de conectar en lo social y emocional, cambió la forma de comunicarnos, se fortalecieron las competencias comportamentales, y se tuvo una nueva modalidad para realizar el seguimiento a las prácticas formativas.