En reunión realizada en Pereira, con los gerentes de los tres hospitales públicos de alta complejidad del Eje Cafetero, el San Jorge de Pereira, San Juan de Dios de Armenia y Santa Sofía de Manizales, se analizaron temas importantes frente a la reciente liquidación de la EPS Medimás, uno de los principales clientes institucionales de los tres centros hospitalarios mencionados.

El gerente del Hospital Santa Sofía, Carlos Alberto Piedrahíta Gutiérrez, dijo que en concordancia con los giros directos que permiten la operación de los hospitales, no es justo que el agente liquidador afecte los recursos de la red hospitalaria pública y la operatividad de la misma, que se sostiene del Sistema General de Participaciones; dineros que están enfocados a la salud y atención de los usuarios, cuya competencia les asigna la Ley 715 de 2001.

Dijo que el agente especial liquidador debía entregar 10.000 millones de pesos a estos tres hospitales, recursos que estaban autorizados por hechos que ya se habían facturado y conciliado, en fechas previas a la notificación de liquidación de Medimás y estaban ad portas de ser recibidos para la nómina de las tres instituciones antes citadas; a Santa Sofía específicamente le correspondían por este concepto, 3.000 millones, pero nunca ingresaron a sus cuentas bancarias.

El acto administrativo de liquidación de Medimás se expidió el miércoles 02 de marzo; días antes de ser notificada de su liquidación, la EPS había autorizado el giro directo, para que a través del ADRES se pagaran estos recursos que ya estaban comprometidos con los hospitales por los servicios prestados en periodos previos.

También es importante informar que Medimás antes de su liquidación había autorizado 77.450 millones de pesos para ser girados a la red hospitalaria de todo el país, dijo el médico Piedrahita.

“De ese monto, 40.000 millones eran para la red pública, los cuales se perdieron y por lo mismo están en riesgo de liquidación muchos hospitales, secundariamente a estas maniobras, hechas sin consultar, violentando la normatividad y afectando el flujo de recursos del Sistema General de Participaciones”, informó.

Las tres entidades hospitalarias presentarán un derecho de petición al ADRES, al Ministerio de Salud, al agente especial liquidador, al superintendente de salud y al gerente de Medimás, para que expliquen por qué razón estos dineros ya autorizados no llegaron, y de no tener respuestas entablarán demandas de tipo penal, porque se podría tipificar un peculado por apropiación de los dineros del Sistema General de Participaciones que deben llegar a través del ADRES a los hospitales.

No escatimaremos en adelantar las tareas necesarias para recuperar los recursos que les pertenecen, pues no hay derecho que un agente liquidador que no ha hecho una tarea juiciosa, pretenda solo crear una nómina para liquidar la EPS Medimás, sacrificando los recursos públicos que representan la salud de los ciudadanos,dijo.