El Ideam reportó que entre noviembre de 2020 y abril 2021 se esperan fuertes vientos y lluvias con registros superiores a climatología de referencia del periodo 1981-2010 en el departamento. El fenómeno de la niña se dará desde noviembre abril del 2021.

El director de la Jefatura de Gestión del Riesgo, Medio Ambiente y Cambio Climático, Félix Ricardo Giraldo Delgado, señaló que el Océano Pacifico tropical continúa con un proceso de enfriamiento y que estas condiciones particulares están asociadas a un Fenómeno de la Niña, el cual tendrá incidencia en Caldas entre los meses de octubre, noviembre y diciembre e inicios del 2021.

“Se espera para los meses de noviembre y diciembre un incremento en la pluviosidad entre un 10 y un 40% en los pronósticos y para enero del 2021 se pronostica un incremento entre el 20 y el 50%, o sea lluvias superiores a los promedios de los últimos diez años”, explicó el funcionario.

Igualmente, Giraldo Delgado manifestó: “la temporada de fin de año será un temporada pasada por lluvias, para lo cual debemos prepararnos para eventos como deslizamientos, inundaciones y avenidas torrenciales”. Agregó: “hacemos un llamado a todos los alcaldes, consejos municipales de gestión del riesgo para activar planes de prevención y contingencia ante la probabilidad de avalanchas, inundaciones, crecientes súbitas y deslizamientos de tierra, especialmente en zonas ubicadas en laderas”.

El director recomendó a la ciudadanía realizar un monitoreo de las zonas ubicadas cerca de ríos y quebradas, pues se pueden presentar acumulamientos de lluvias, que generen represamiento y avenidas torrenciales, que afecten las viviendas ubicadas cerca a estos lugares.

“Se debe realizar un monitoreo permanente de las zonas aledañas a ríos, identificar síntomas de inestabilidad como agrietamientos, fisuras, inclinación de árboles o afloramientos de agua en laderas e informar de inmediato a las autoridades competentes. También observar la turbidez de agua. Añadió que se debe realizar  un mantenimiento adecuado de los canales, bajantes, recamaras de las viviendas, para garantizar que las aguas sean evacuadas rápidamente.