La capital caldense se suma a la más grande coalición del mundo de gobiernos locales contra el cambio climático. Es  el primer paso para sociedades más limpias y armónicas con el medioambiente.

El Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía (también conocido como el Pacto o GCoM) es la mayor alianza global de ciudades y gobiernos locales comprometidos voluntariamente con la lucha contra el cambio climático.

Manizales se une a esta iniciativa, que apunta a reducir los impactos inevitables del cambio climático en las ciudades y para facilitar el acceso a energía sostenible para todos. El Pacto es un compromiso a actuar audazmente a nivel local, trabajar juntos y compartir soluciones innovadoras.

Nace de la unión de dos iniciativas principales de acción local contra el cambio climático: la alianza europea llamada Covenant of Mayors y el Compacto de Alcaldes (Compact of Mayors, en inglés). El Pacto cuenta con más de 9.000 ciudades firmantes en seis continentes y más de 120 países, lo que representa  más de 800 millones de personas, casi el 10% de la población mundial.

Para el 2030, las ciudades y los gobiernos locales del Pacto podrán reducir colectivamente 1.300 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero por año. En América Latina hay más de 400 ciudades miembro.

Para dar cumplimiento a este pacto, la administración asumió unos compromisos para este año:

  • Inventario municipal de gases de efecto invernadero.
  • Evaluación de riesgo climático y vulnerabilidad.
  • Plan de acción climática, con medidas de mitigación y adaptación