Mediante el Decreto 347 del 27 de noviembre de 2020, la Gobernación de Caldas formalizó el cierre en la vía Varsovia-Filadelfia (sector Lavaderos).

Hay restricción total para el paso de vehículos por pérdida total de la banca a causa de las fuertes lluvias. El cierre se mantiene hasta que se tenga una solución definitiva y pueda ser habilitado el paso, evitando el riesgo para transeúntes y vehículos.

Luis alberto Giraldo Fernández, secretario de Infraestructura, dijo que quienes caminen por la vía pueden tomar el paso alterno peatonal Balmoral-Santa Rita-Brisas.

Más dificultades en otras vías
El secretario de Infraestructura indicó que varias pérdidas de la banca se suman a los cerca de 600 sitios críticos identificados, por lo que solicitó a los dueños de fincas tener elevada precaución y estar atentos ante la posible aparición de grietas, movimientos o ruidos extraños.

Si esto ocurre, se debe inmediatamente reportar a las entidades de socorro o cuerpo de bomberos, con el objetivo de hacer monitoreo. Asimismo, recomendó a los conductores manejar con extrema precaución, sobre todo en horas de la mañana.

Además de Filadelfia y Aranzazu, en el resto del departamento se presentan dificultades en Bellavista, entre Petaqueros y Manzanares. Este punto crítico se reactivó con las fuertes lluvias de los últimos días, hay un deslizamiento grande que amenaza con afectar la vía completa. También hay afectación en la vía que de Cementos Caldas conduce hacia el páramo y San Félix.

Hacia Pensilvania-Arboleda-Pueblo Nuevo se han retirado deslizamientos con maquinaria del departamento, mientras que en Samaná persiste el mal estado de la carretera entre Berlín y San Diego, sector Tarro Pintado (Río Moro), donde un derrumbe se volvió a activar como consecuencia de los fuertes aguaceros.

En Pácora, hacia el sector de Palocoposo, la carretera presenta dificultades, pues se perdió parte de la banca. Es importante señalar la trascendencia de esta vía, toda vez que funcionó como paso alterno durante los días en que el puente sobre la Quebrada Molinos estuvo fuera de servicio.

Entre Aguadas y Pácora –punto crítico La Blanquita- hay una afectación que compromete casi la tercera parte de la banca y donde es posible que haya nuevos deslizamientos, si las lluvias persisten. Cerca del río Arma también se presentan dificultades, todas estas manejadas de forma oportuna con los combos de maquinaria.