Ante la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema el exsenador liberal reconoció su responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir, interés indebido en celebración de contratos, peculado por apropiación, estafa y concusión,  que suman en total 19 delitos.

Con la aceptación de cargos, Castaño Pérez se acogió a la sentencia anticipada y podría recibir una rebaja de pena que fijaría su condena en 15 años de prisión, debido a los beneficios que se contemplan en el artículo 40 de la Ley 600 de 2000, que incluyen dosificar la pena en una tercera parte.

Tras la aceptación de los cargos por parte del procesado, la Sala Especial de Instrucción remitirá el expediente a la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia para que emita la sentencia correspondiente a los hechos aceptados”, informó el alto tribunal.

El excongresista recibirá el beneficio de sentencia anticipada que podría retirarle hasta una tercera parte de la condena. Luego de varios meses de alegar su inocencia, Castaño aceptó cargos ante la Corte Suprema de Justicia en el proceso de corrupción en el que es acusado de dirigir una red para direccionar contratos de recursos públicos y apropiarse de una millonaria tajada.

El exparlamentario lideró una estructura criminal, llamada “Las Marionetas”, que en complicidad con un grupo de alcaldes, funcionarios y particulares, se apropió de multimillonarios recursos de la administración pública provenientes del patrimonio del Estado para la mejora de espacios para la comunidad.

El alto tribunal, que recibió el expediente antes de las elecciones legislativas, ha recaudado interceptaciones de varios de los vinculados, entre ellas su asesora en el Congreso, Nova Lorena Cañón, una de las encargadas de dirigir los contratos a través de sus contactos en los ministerios.

Con la sentencia en contra de Castaño, en un proceso que se encuentra en etapa de investigación, el senador perdería su curul. Sin embargo, también fue aceptada una demanda que pide anular su elección por no haberse posesionado el pasado 20 de julio que llevaría al partido Liberal a perder uno de sus 15 escaños.