Funcionarios de la  Secretaría de Salud Pública y Seguridad Social intensificaron los operativos de inspección, vigilancia y control sanitario, en los sitios que comercializan y prepararan pescado.

Con el fin de evitar intoxicaciones y enfermedades transmitidas por este alimento de alto consumo durante la Semana Santa, se han visitado más de 70 establecimientos de expendios, depósitos, supermercados, plazas de mercado y centrales de abastos de la ciudad, con un saldo de destrucción de más de 54 kilos de pescado y productos de mar.

Ana Yolima Sánchez Gutiérrez, secretaria de Salud Pública y Seguridad Social de Pereira argumentó, “Nuestro equipo del programa Factores de Riesgo por Consumo de Alimentos y Bebidas ha trabajado sin tregua visitando los establecimientos en diferentes sitios de la ciudad, en los cuales verificamos las condiciones higiénicosanitarias, el manejo adecuado del agua potable y manejo de aguas residuales”.

También se presta atención que se encarga de vender o manipular los alimentos tenga elementos de protección como vestimenta de color claro, gorro, cofia o algún medio efectivo que cubra completamente el cabello, tapabocas obligatorio durante las actividades de venta y preparación del producto, y guantes cuando se requiera”.

En coordinación con las autoridades en salud se evaluaron las  condiciones de almacenamiento de las neveras y cavas, control y registro de temperatura, trazabilidad y control de proveedores, registros sanitarios, fechas de vencimiento, lotes de producción, rotulación de los productos y que el personal manipulador de alimentos cumpliera con capacitación.

Adriana Posada, líder del programa Factores de Riesgo por el Consumo de Alimentos y Bebidas de la Secretaría de Salud destacó que entre las recomendaciones que se hace a la ciudadanía al momento de comprar pescados y evitar posibles intoxicaciones, es importante revisar el olor del producto, que este no sea muy penetrante, el ojo del pescado debe ser brillante, las escamas sean bien adheridas a la piel y no tengan visos amarillos o negros.

En el caso del pescado salado, debe tener una buena consistencia, que no se desmenuce con facilidad y tenga un buen “salaje”.

Los operativos de control no se detendrán durante la semana mayor y se invita a la comunidad a denunciar cualquier mala práctica o manejo sospechoso de los alimentos de mar al correo [email protected].