El gerente del Hospital Santa Sofía, Carlos Alberto Piedrahíta Gutiérrez, manifiesto su posición de rechazo por la pérdida de recursos que esta situación le genera puntualmente a instituciones como Santa Sofía, cuya deuda de Medimás es de 18 mil millones y nadie responde por dichos pagos;

Razón por la que además, este hospital anunció el cierre de servicios a la EPS de manera inmediata, hasta tanto el Superintendente de Salud, Fabio Aristizábal Ángel, no clarifique la ruta a seguir y los pagos que tengan lugar a favor de Santa Sofía sobre la millonaria suma pendiente.

Piedrahíta Gutiérrez es enfático en asegurar “las EPS se roban de frente el dinero por los servicios que las IPS les prestan, esa es la realidad del sistema de seguridad social en Colombia, cada rato se anuncia el cierre de otra EPS y simplemente instituciones como el hospital Santa Sofía pierden los recursos que les adeudan.

La liquidación es lo peor que le puede pasar a una IPS, sobre todo porque la Superintendencia de Salud, no anuncia con anterioridad que va a efectuar los cierres de las EPS, para no seguir facturando y no perder más recursos; por eso una liquidación es el mayor acto de corrupción, ya que atenta contra un bien supremo y un derecho fundamental de todos los ciudadanos como es la salud

Es lamentable que las IPS tengan que sufrir las consecuencias del mal control y vigilancia de la Supersalud sobre entidades (EPS) que con anterioridad se observaba, no tenían capacidad financiera, y hoy esto las lleva a la liquidación”, puntualizó el gerente Piedrahíta.

Aunado a los 18 mil millones de deuda con los que desaparece Medimás, Santa Sofía ya tenía una cartera de difícil recuperación por 54.000 millones, producto de anteriores liquidaciones de EPS como Salud Vida, Café Salud, Coomeva, entre otras; ahora con la deuda de Medimás, la cartera de Santa Sofía asciende a los 70.000 millones de pesos.