La propuesta integra iniciativas para mitigar el impacto económico del Covid-19, que la entidad presentará al Consejo Directivo integrado por los gobernadores de la región.

Con el propósito de impulsar la economía agroindustrial regional del Eje Cafetero, la cual se ha visto afectada por la pandemia Covid-19, la Región Administrativa de Planificación (RAP), propone desarrollar el proyecto “Mi eje compra local”, estrategia que busca establecer canales directos de comercialización del campo con la ciudad.

“Esta iniciativa pretende crear canales de comercialización directa que facilite al productor llegar al consumidor final sin los intermediarios” indicó Uriel Orjuela Ospina, gerente de la RAP Eje Cafetero.

El proyecto busca impactar en su primera cohorte, a por lo menos 45 asociaciones agropecuarias de Caldas, Quindío y Risaralda, beneficiando a 1350 familias productoras, las cuales se seleccionarán después de realizar una caracterización en los tres departamentos, y conocidos los potenciales de producción fruto de la demanda institucional identificada.

También se beneficiarían los microempresarios que realicen transformación agroindustrial, productores de lácteos y derivados, panificados, cárnicos, fabricantes de elementos de dotación y aseo institucional, a través de las “Ruedas de Negocios” del programa de compras públicas locales que se pretenden desarrollar dos veces por año en cada departamento.

Esta iniciativa contempla tres fases principalmente: primero, Análisis situacional, donde se realiza la caracterización de organizaciones productivas agroindustriales, diagnóstico organizacional, identificación de oferta y demanda. Segundo, el Desarrollo de componentes, asistencia técnica y mejoramiento de las capacidades productivas, comercialización y mercadeo, acompañamiento administrativo y financiero a las unidades productivas.

Y tercero, Acopio, implementación de centros de acopios departamentales transformadores de productos primarios. Para lograrlo se pretende establecer una mesa de trabajo con las Secretarías de Agricultura de los tres departamentos y demás actores, a fin de avanzar en la consolidación de la estrategia de manera conjunta.

El Eje Cafetero cuenta con una extensión de 1.396.210 hectáreas de las cuales 971.110 son aptas para el cultivo y en la actualidad se aprovecha el 41 %, es decir 242.780 hectáreas, de las cuales los cultivos de café representan el 63 % del total de áreas cultivadas, el 28 % a plátano, el 6 % a caña panelera, y el resto está representando en otros cultivos, como caña de azúcar, aguacate, cacao, cítricos y frutales.

“Estas cifras nos indican que, a pesar de contar con buenas tierras aptas para cultivos, están poco usufructuados, muy concentrados en dos productos y con grandes oportunidades de aprovechamiento con rendimientos por cultivo y por hectárea muy bajos comparados con los promedios de rendimiento de otras zonas del país” expresó Orjuela Ospina.

Al tiempo señaló que el proyecto espera consolidar un modelo de intervención productiva para el Eje Cafetero, con caracterización de la producción agroindustrial de Caldas, Quindío y Risaralda, que permita la realización de encuentros entre la oferta y la demanda una por departamento en lo restante del 2020, con el fin de lograr victorias tempranas que ayuden a recobrar la confianza productiva de la región, en los cuales se logren acuerdos comerciales protocolarios por al menos 3.000 millones de pesos.

Dato de interés

El gobierno nacional viene promoviendo el desarrollo de las economías locales a través de diferentes programas como la estrategia de Compras Públicas Locales, las cuales para las instituciones como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (USPEC), y los programas Plan de Alimentación Escolar, demandan anualmente cerca de 120 mil millones de pesos para la región del Eje Cafetero en productos agroindustriales, transformados, panificados, entre otros, y esta demanda al no ser cubierta por el aparato productivo de estos tres departamentos es suplido por otros, perdiendo posibilidades de crecimiento económico para la región