Era el presidente del Centro de Historia de Manizales, fue diputado. Su fallecimiento ha conmocionado al círculo intelectual de Caldas en el que ocupó un sitial de honor.

Como escritor tiene a su haber varios libros:  La Fundación de Manizales, un mito en la historia y La Endogamia en las Concesiones antioqueñas; las sotanas inquietas de Antioquia.

Era hijo del conocido Pedro Nel Arango y sobrino del conocido sacerdote Esteban Arango.