El presidente entregó la bandera de guerra al Comando Específico del Cauca (Cecau), la Fuerza de Despliegue Rápido (Fudra) # 4 y la Brigada Liviana de Caballería (Blica).

En la ceremonia enfatizó que con estas unidades se enfrentarán las amenazas del narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado en el departamento del Cauca, de la mano con la inversión social en los territorios.

“No vamos a aceptar más amenazas de las disidencias, no vamos a aceptar más hechos del narcotráfico, con las columnas ‘Jaime Martínez’ y ‘Dagoberto Ramos’, tratando de intimidar a poblaciones”, afirmó.

Agregó que estas estructuras criminales “pretenden estar al servicio de los carteles de la droga de otros países”, razón por la cual recalcó que “no vamos a permitir que los ciudadanos se sientan intimidados o presionados”.

Por esto, señaló que el compromiso de estas fuerzas es el de llegar a todos los municipios del departamento, para que se sienta la protección y la presencia integral.

“El objetivo es enfrentar a los cabecillas de las disidencias, pero también garantizar el pleno ejercicio de los derechos sociales, económicos y ambientales de la ciudadanía”, explicó.

Resaltó que las tres unidades militares “tienen que ejercer el control territorial, ganándose diariamente el cariño, como lo han hecho históricamente, de todos los ciudadanos, y ganándose también ese lugar privilegiado en la conciencia colectiva de ser garantes de los derechos y libertades”.

Además, el Mandatario subrayó que con la Fudra # 4 se le “devuelve al departamento del Cauca cerca de 2.500 hombres, con las mejores capacidades, con el mejor entrenamiento y con la mejor disposición de servir de manera diáfana y permanente para atender las necesidades de los ciudadanos”.

Narcotráfico, el principal enemigo

En la ceremonia, que se desarrolló en las instalaciones de la Vigésima Novena Brigada del Ejército, con sede en Popayán, el Presidente Duque reiteró que el narcotráfico es el principal enemigo de los colombianos y desglosó las razones.

“Estas fuerzas están para enfrentar la más grande amenaza que tienen Colombia y el departamento del Cauca, que, reitero, es el narcotráfico. Porque el narcotráfico es devastador del medio ambiente, el narcotráfico vierte químicos, destruye la selva tropical, destruye el patrimonio natural de muchas comunidades”.

En la misma línea, subrayó que “el narcotráfico busca corromper las estructuras de poder, las estructuras de administración y de justicia. Las estructuras del narcotráfico buscan distorsionar la economía local y nacional y buscan, sobre todo, intimidar con su capacidad asesina a los ciudadanos de bien”.

Finalmente, sobre el narcotráfico también aseveró que “ha sido amenazante de los líderes sociales y ha sido el culpable del asesinato de muchos de los que buscan todos los días convencer a la sociedad del camino correcto”.