El programa de Enfermería de la Universidad Católica de Manizales entrega recomendaciones para protegerse de los rayos ultravioleta.

Los adultos mayores y los bebés son las personas más propensas a deshidratarse fácilmente, por ello, se deben tener ciertos cuidados.

“Las personas deben hidratarse por lo menos con dos litros de agua al día, no esperar a que los niños pidan agua, sino que toca hidratarlos constantemente. A los recién nacidos toca lactarlos con mayor frecuencia. Se debe usar el bloqueador solar con una protección mínima de 15, utilizar ropa cómoda, gorra, sombrero o sombrilla para tener mayor protección”, señaló Oscar Alvarez, director del programa de Enfermería de la UCM.

También se recomienda extremar las medidas durante las 11:00 a.m. y 4:00 p.m. cuando el sol es más intenso. Aumentar el consumo de frutas y verduras, disminuir el consumo de sal que ocasiona una mayor deshidratación que en casos extremos llevaría a producir calambres, vomito o dolores de cabeza.