La ofensiva de la Policía de Manizales se enfocó precisamente en golpear el accionar delictivo que más viene afectado a los ciudadanos, como el cosquilleo, asalto a mano armada e ingreso a viviendas.

Estos delincuentes venían afectando los diferentes sectores de la ciudad, por lo que los investigadores hicieron su mayor esfuerzo para recopilar pruebas contundentes en su contra teniendo en cuenta que muchos de ellos son reincidentes.

Funcionarios adscritos a la Seccional de Investigación Criminal Manizales, realizaron las capturas mediante orden judicial de 7 hombres y una mujer por los delitos de hurto a personas, a celulares y residencias, estos actores criminales delinquían en diferentes puntos de la ciudad, intimidando a sus víctimas con armas blancas y en algunos casos armas de fuego para despojarlos de sus pertenencias, como así también valiéndose del factor oportunidad y modalidad ventosa.

Una vez celebradas las audiencias de legalización de captura e imputación de cargos a 3 de los capturados, se les notificó medida de aseguramiento preventiva en centro carcelario.

Estas personas son reconocidos actores criminales recurrentes y reincidentes en conductas punibles de diversos delitos, suman entre todas 37 anotaciones en SPOA (Sistema Penal Oral Acusatorio) además de 12 sentencias condenatorias.