Los jerarcas de la Iglesia Católica en el sermón de las siete palabras en la conmemoración de la Semana Santa, hicieron un llamado a la reconciliación para superar la violencia que afecta al país, y a proteger a los más vulnerables frente a la pandemia del Covid-19.

Los prelados colombianos coinciden en la necesidad de aplicar los postulados cristianos en un país en el que la violencia, la desigualdad y la falta de atención del Estado siguen afectando a los ciudadanos, en especial a los más pobres.

El sacerdote Efraín Castaño, encargado de la Arquidiócesis de Manizales, dijo que la Semana Santa, nos debe hacer reflexionar acerca de la importancia de la solidaridad y la caridad con quienes han sufrido el efecto de la pandemia. Invocó además la reconciliación y la superación de la violencia.

Pablo Emiro Salas, arzobispo de Barranquilla, dijo que no hay futuro para un país como el nuestro, profundamente dividido, si no nos reconciliamos de verdad por encima de las objetivas diferencias.

Los obispos colombianos también dedicaron parte de sus homilías a quienes han perdido familiares y personas cercanas por causa del coronavirus e hicieron un llamado a proteger a los sectores más vulnerables frente a esta enfermedad.

EL arzobispo de Tunja, Gabriel Ángel Villa Vahos, dijo que el virus que atormenta hoy al mundo, ha sacado a la luz lo que somos verdaderamente, demostrándonos que no somos tan invencibles como quisiéramos, ni tan valientes como nos mostramos y que necesitamos estar más cerca de quien es Señor de la vida, de quien puede ofrecer el verdadero paraíso.

No debemos desaprovechar esta ocasión. No hagamos que tanto dolor, tantos muertos, tanto compromiso heroico por parte de los agentes sanitarios haya sido en vano. Esta es la ‘recesión’ que más debemos temer”, manifestó monseñor Villa Vahos.

“Entre los tantos aprendizajes de la pandemia que cada uno puede ir experimentando, permítanme compartir tres de ellos citados por el profesor y escritor Francisco Torralba. Dice él: ‘Con la pandemia hemos aprendido la virtud de la humildad, el valor de la interdependencia y el valor del cuidado’”, señaló, por su parte, monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo, Arzobispo de Florencia.

Los prelados también recordaron la importancia de la protección del ambiente y los riesgos que la deforestación y el cambio climático han creado para la humanidad. “Ahora ya no seremos ancestros de las generaciones del mañana, sino responsables de si habrá aún un mañana para la humanidad”, manifestó monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali.

La Conferencia Episcopal Colombiana En esta ocasión, cada estación del Vía Crucis tuvo una intención especial por la que se invitó a orar, en especial:

  1. Víctimas de la injusticia
    2. Los enfermos Covid19
    3. Los servidores de la salud
    4. Las madres
    5. Los agentes de la caridad
    6. Los desaparecidos
    7. Los niños enfermos
    8. Las personas ancianas.
    9. Los desplazados y migrantes
    10. Los perseguidos por la fe
    11. Los Mártires
    12. Las innumerables víctimas de la violencia
    13. Las mujeres víctimas de la violencia
    14. La vida Contemplativa