La Procuraduría impugnó la decisión del juez 10 Civil Municipal, de negarse a realizar el matrimonio civil de dos mujeres, y acudirá a una acción de tutela para que se protejan los derechos de las parejas del mismo sexo.

El órgano de control pidió al juez de Cartagena respeto por la dignidad humana y garantizar el principio a la igualdad de las ciudadanas, y recordó que los jueces por excelencia son los llamados a respetar y a hacer cumplir el ordenamiento jurídico, desprovistos de todo tipo de subjetividades y con repudio absoluto de la discriminación y la desigualdad.
Agregó que los jueces deben proferir sus decisiones con apego a la Constitución y a la ley, y con observancia de los precedentes jurisprudenciales como la decisión de la Corte Constitucional en Sentencia SU-214 de 2016, que reconoció el matrimonio entre personas del mismo sexo -matrimonio igualitario-, sin que sea posible que un juzgador se aparte de este precedente por razón de sus creencias religiosas.
A juicio del ente de control no se puede desconocer que la Constitución ha previsto un modelo de Estado social de derecho, fundado en el respeto de la dignidad humana y en la garantía a principios como la igualdad.
El ente de control exhortó a las autoridades a cumplir sus funciones con acatamiento al ordenamiento jurídico y el respeto de los derechos fundamentales de todas las personas.