La idea es  restringir, mediante toque de queda, la movilidad en todo el departamento para el próximo 31 de octubre.

El alcalde de Anserma, Jhon Alejandro Londoño, aseguró que las medidas están ocasionando un desgaste administrativo y de inconformidad entre los ciudadanos, lo que incluso se está utilizando políticamente.

El alcalde de San José, Cristian Camilo Alzate, aseguró que si en unos municipios se toma y en otros no, los ciudadanos siempre estarán comparando y especulando sobre intransigencia de su administración.