José Fernando Olarte Osorio,  docente de la Universidad Autónoma de Manizales, analizó la afectación de la pandemia en  los Planes de Desarrollo.

“Si bien, la primer acción que se debe emprender es fortalecer el sector salud con motivo de la pandemia, en esto no se puede quedar el Plan de Desarrollo; es necesario prever el restablecimiento y garantías para el sector educativo que es parte fundamental del desarrollo del país; estructurar dinámicas de desarrollo con los sectores productivos, empresariales y comerciales, prestarle suma atención a los sectores sociales y comunitarios, fortalecer la infraestructura y las capacidades que implican lo que se prevé será el mundo en adelante, entre otros”, comenta el docente de la Universidad Autónoma de Manizales.

Olarte Osorio explica que los Planes de Desarrollo son susceptibles a cambios. “No es la primera vez que se presenta una situación como estas, hemos tenido otro tipo de emergencias y se han tenido que modificar, en algunos casos, presupuestos, en otros metas y alcances que se hayan previsto en algunos sectores o en algunas actividades, con el fin de trasladar recursos a los sectores que deban ser fortalecidos”.

Es de recordar que desde el 1 de enero, los entes territoriales son administrados por quienes obtuvieron en las urnas el respaldo para ejecutar sus propuestas durante un periodo de gobierno, lo cual se consigna en el Plan de Desarrollo.

“Iniciando mayo, los Planes de Desarrollo entraron a discusión en las asambleas y concejos; los diputados y concejales, lo que hacen es debatir, discutir y socializar con la comunidad lo que está planteado cada gobierno, las propuestas de ejecución que tendrán las entidades durante estos 4 años”, aclara José Fernando.

El docente de la UAM expresa: “Estamos en un fenómeno global que no estaba programado, pero que debemos asumir como las circunstancias para las cuales sí debe estar preparado un gobierno. Habrá que entender cómo se asumen estos retos, el fortalecimiento que deben tener los sistemas de atención en salud, pero también con lo que va a ser la atención social, económica y productiva que tendrán los territorios con respecto a la emergencia”.

Tener habilidades para planificar el desarrollo y ordenar el territorio es la clave para un funcionamiento correcto del plan. La coyuntura se pudo presentar en cualquier época y hay prioridades que se deben analizar con el rigor y la inmediatez necesaria; aplicar técnicas que permitan proyectar los escenarios deseables para nuestra existencia. Para esto, la UAM aporta a la región desde el conocimiento, la investigación y la formación que se gesta desde los posgrados de Maestría en Desarrollo Regional y Planificación del Territorio, Maestría en Políticas Públicas y la Especialización en Formulación, Gerencia y Evaluación de Proyectos de Desarrollo.