La patrulla de infancia de la Policía Metropolitana fue alertada por la comunidad sobre dos niñas de comunidades indígenas que se encontraban ejerciendo la mendicidad y que al parecer estaban siendo maltratadas por su progenitora, verificada la denuncia y dadas las circunstancias se procedió a dejarlas bajo protección para que se verifique y restablezcan sus derechos, al  ser evidente la vulneración de los mismos.

La progenitora de las menores abordó el vehículo policial de forma voluntaria y fueron trasladadas al instituto colombiano de bienestar familiar dónde un equipo de trabajo se encargará de realizar la verificación y restablecimiento de sus derechos.

Así mismo el cuadrante nueve adscrito al CAI Aranjuez recibió una denuncia por la ciudadanía en la cual les manifestaron que una mujer se encontraba al parecer bajo los efectos de algún tipo de sustancia, con un bebe de brazos y ejerciendo la mendicidad por el sector comercial del barrio Fátima,

La patrulla logro ubicar a la ciudadana gracias a las características aportadas, pudiendo constatar que estaba en consumo de pegante (sacol) con su pequeño hijo de tan solo siete meses de edad, sin ningún tipo de consideración con esta criatura lo exponía para generar lastima y obtener dadivas para adquirir la sustancia.

De inmediato se activó la ruta de salud trasladando al infante al centro de salud San Cayetano, dónde fue valorado por personal médico ya que presentaba lesiones en la cara, piernas y sus partes íntimas, luego fue trasladado a las instalaciones del ICBF para dejarlo bajo protección con el fin de que se verifiquen y garanticen sus derechos ya que el bebé se encuentra en precarias condiciones sanitarias y abandono.

El Comando de la Policía Metropolitana de Manizales invita a la comunidad en general a denunciar todo hecho delictivo en contra de la Seguridad y Convivencia Ciudadana a la línea de emergencia 123-112.