Tres sesiones de las autoridades nacionales y regionales, lideradas por la Unidad para la Gestión del Riesgo de Desastres, se han realizado en los últimos días por la actividad del Nevado del Ruiz. Uno fue nacional, otro en Ibagué y este martes se cumplió en Manizales.


El objetivo de estas reuniones es trabajar en prevención, preparación y educación ambiental, en torno a estas riquezas naturales. Los encuentros de seguimiento constante seguirán esta semana en Pereira, con el fin de llegar a las regiones más próximas de este macizo volcánico, y de esta manera analizar la capacidad de respuesta, planes de mejora y trabajo de los organismos de socorro, en caso de una posible emergencia.

Para el Ministerio de Minas y Energía el desarrollo de estos Puestos de Mando corresponde a una secuencia nacional en los territorios para realizar un seguimiento, encaminado en un nivel de preparación y prevención mediante información técnica y geocientífica, que se genera desde el Servicio Geológico Colombiano para la toma de decisiones ante una posible emergencia.

Directivos  del Servicio Geológico Colombiano y su Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales indicaron que se está en una actividad de nivel 3 o amarillo desde el 2012, con una constante sismicidad de fluidos, tremores volcánicos (movimientos internos), lo que genera presencia constante de ceniza, con un incremento de energía al interior del macizo volcánico.

Se resalta desde esta entidad, que constantemente se realiza el mapa de amenazas, para tomar medidas en busca de la protección de los pobladores en los territorios, sobre todo aquellas personas que están en una zona de mayor riesgo, cercana al cráter del volcán.

Para la Secretaría de Medio Ambiente de Caldas, propiciar este tipo de encuentros, como parte del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo y en cumplimiento de la Ley 1523, es importante para involucrar en los temas de gestión del riesgo a las instituciones, al sector privado y a la comunidad en general con el fin de mejorar la capacidad instalada, los mecanismos de respuesta, y tener en cuenta la actividad constante que presenta el volcán Nevado del Ruiz.

Además, este tipo de actividades contribuye al fortalecimiento de la capacidad de respuesta ante una posible emergencia por erupción del Nevado del Ruiz. Se destacan las fortalezas de este departamento en cuanto a la capacidad de planes de contingencia y relaciones interinstitucionales en gestión del riesgo departamental.

El dato
Desde la Unidad para la Gestión del Riesgo de Desastres, se invitó a la región a seguir trabajando en Puestos de Mando Unificado (PMU) locales, haciendo seguimiento constante desde los municipios del área de influencia como los son Manizales, Chinchiná, Villamaría, Palestina y Neira.