Las autoridades reportaron que por contagios en otras regiones , en la actual cosecha se incrementaran las medidas sanitarias por la llegada masiva de recolectores.

“Ya en otros departamentos se han evidenciado casos en recolectores que no son oriundos de esa zona, es decir, población que ha migrado. Pedimos a nuestros cafeteros cumplimiento de todos los protocolos y reiteramos que a esta población foránea hay que censarla, construir la base de datos y hay que hacer la afiliación oficiosa para que tengan su seguridad social de salud.

También hay que establecer claramente el protocolo de llegada y qué se va a hacer frente a la eventualidad de que salga algún positivo”, señaló Carlos Iván Heredia, director Territorial de Salud de Caldas.

El funcionario hizo además un llamado a todas las entidades y particulares que hacen parte de este proceso tan vital para la economía de la región para trabajar mancomunadamente. “Tenemos que comprometernos, este es un proyecto de compromiso total del cafetero, el agricultor, el alcalde, el servicio de salud, el hospital, la Gobernación  y -por supuesto- la Dirección Territorial”, anotó.

Por su parte, Olga Corrales, directora de aseguramiento de la Territorial de Salud, comentó que desde hace cerca de dos meses se trabaja, de la mano del Comité de Cafeteros y las alcaldías, en verificar los procesos de llegada de los recolectores foráneos y así identificar situaciones de riesgo.

“Se realizaron unos protocolos, ajustándolos a condiciones muy puntuales. Es de resaltar que cada una de las secretarías  de Salud debe verificar que sus agricultores tengan aseguramiento. En caso de no tenerlo, se le sugiere que hagan un aseguramiento transaccional u oficioso para los 3 meses que dura la cosecha. De igual manera,  cada Secretaría debe verificar las condiciones de salud en que llegan estos recolectores”, dijo la funcionaria.

Corrales precisó que una vez los recolectores se encuentren en el municipio, las Secretarías de Gobierno deberán saber en qué predio está el personal. Además, resaltó la importancia de una fluida comunicación entre los caficultores propietarios de fincas y las autoridades.

“En caso de que se presente algún brote o alguno de sus recolectores presente sintomatología que tenga que ser atendida, el  agricultor debe informarlo para que se haga el procedimiento correspondiente”, apuntó.

Referente al centro de aislamiento gestionado por el Comité de Cafeteros, Corrales informó que en la Fundación Manuel Mejía  podrán aislarse los agricultores que vienen de otras zonas del país, considerando que también habrá personal local participando de la cosecha.

“Si alguien tiene COVID-19 son los caficultores quienes deben hacer la gestión ante el Centro. Ellos deben ser quienes lo trasladen, luego devolver el vehículo y hacer desinfección. Una vez se encuentren en el centro, se hará seguimiento al caso y se brindará alimentación”, añadió Corrales.

La funcionaria destacó que, igualmente, se debe hacer la gestión para que las EPS se encarguen de la atención personal de cada afiliado, le haga la prueba, el seguimiento y el tratamiento correspondiente.