Por tercer año consecutivo, la Industria Licorera de Caldas (ILC) compensó sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que están asociadas directamente al cambio climático, demostrando así su compromiso con la sostenibilidad industrial.

La huella de carbono de la Industria Licorera de Caldas correspondiente a la vigencia 2019 equivale a aproximadamente 441 toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2).

“Somos por tercer año consecutivo una empresa con huella de carbono neutro, lo que significa que estamos trabajando en función de la sostenibilidad.

Por medio de estas acciones corporativas mostramos como una de las empresas más grandes de Caldas, busca minimizar sus impactos ambientales a través de la compensación de sus gases de efecto invernadero”, afirmó Andrés Borrero Manrique, jefe de Asuntos Corporativos de la ILC.

Dentro de su proceso de Responsabilidad Social Empresarial, la ILC fue la primera empresa de licores del país en compensar su huella de carbono en 2018, correspondiente a la vigencia 2017.