La Procuraduría General confirmó la sanción a Mauricio Andrés Restrepo Osorio por peculado por apropiación, al quedarse con 102 millones de pesos en un negocio de compra de un predio. La decisión no tiene apelación.

La Regional Risaralda ratificó la  primera instancia proferida por la Provincial Manizales en el que se comprobó que el exmandatario local incurrió en falta disciplinaria al celebrar el contrato de compraventa No. 002 de 2015, cuyo objeto fue la adquisición de un predio de interés ambiental de propiedad de un ciudadano del municipio, con quien pudo acordar previamente el precio de venta de 170 millones de pesos, aumentándolo a 263 millones de pesos, sin negociarlo con el vendedor.

Posteriormente, protocolizada la escritura pública y efectuada la entrega material del inmueble, ordenó el pago por la suma total avaluada e indicada en el contrato de compraventa y entregó al vendedor tres cheques, cada uno por la suma de 50 millones, valor con la que pudo comprometerse como precio final luego de deducciones y gastos de trámites.

La PGN estableció que el disciplinado se apropió en provecho suyo y de un tercero de 102 millones de dineros del Estado. “No sólo realizó una conducta objetivamente tipificada como delito, sino que atentó en contra del deber funcional y vulneró el principio de moralidad que debe guiar todas las actuaciones de los servidores públicos, apartándose así de mandatos constitucionales y legales”, indicó la decisión.

Al analizar el recurso de apelación presentado por el apoderado del exalcalde, la Procuraduría negó solicitud de nulidad y enfatizó que el trámite de la acción disciplinaria se adecuó al debido proceso. La falta del exalcalde fue calificada como gravísima a título de dolo. Contra esta decisión de segunda instancia no procede recurso.