Un equipo verificador de la Territorial de Salud de Caldas acompaña la reapertura paulatina de la Clínicas Roque Armando López, de Riosucio, y  Santa Ana y Aman, de Manizales.

En la clínica Roque Armando López se terminaron trabajos de limpieza y desinfección de las áreas y también se establecieron protocolos con la EPS principal para que los pacientes puedan recibir la adecuada atención.

“Se va a autorizar la reapertura de esta sede, con el aislamiento de las personas que tuvieron sospechosas y el personal de salud. Y también se extrapola al municipio de Supía, donde hay otra sede y tuvimos un personal de salud contagiado que trabaja en ambas”, afirmó la directora de la Territorial de Salud de Caldas, Jimena Aristizábal López.

Desde la Territorial de Salud se continuará con la inspección, vigilancia y control en rutas exclusivas de atención COVID, elementos de protección del personal, limpieza y desinfección de los sitios, manejo de los residuos y basuras, mantenimiento de los equipos y articulación con las ARL.