La Secretaría de Salud departamental dio varias recomendaciones para que los risaraldenses identifiquen el pescado saludable en la semana santa, que hoy inicia.

Javier Darío Marulanda, secretario de Salud, recomendó adquirir el producto en establecimientos que cumplan con las especificaciones sanitarias y que garanticen la calidad y conservación del alimento.

No  adquirir productos de la pesca en vías públicas, que no ofrecen garantías sanitarias como son las condiciones de conservación.

Un pescado fresco de buena calidad debe tener las siguientes características:

Cuerpo arqueado y rígido.

Escamas bien unidas entre sí y fuertemente adheridas a la piel, deben conservar su lucidez y brillo metálico y no deben ser viscosas.

Piel húmeda, tersa, bien adherida a los tejidos subyacentes, sin arrugas ni laceraciones. Debe conservar los colores y tejidos propios de cada especie exceptuando las especies que se decoloran.

Mucosidad en las especies que la poseen, debe ser acuosa y transparente.

Ojos que ocupen toda la cavidad orbitaria, ser transparentes, brillantes.

Branquias coloradas del rosado al rojo intenso, húmedas y brillantes con olor sui generis y suave que recuerde el olor a mar.

Músculos con elasticidad marcada, firmemente adheridos a los huesos y que no se desprendan de ellos al ejercer presión con los dedos; color natural sui generis, al primer corte, color propio con superficie de color brillante.

En el caso del pescado seco, este debe contar con un color amarillo uniforme, de consistencia dura, sabor salado y no presentar olor parecido al amoniaco o tener manchas rojizas o verdosas.

El ingeniero de alimentos, Alejandro Bartolo, coordinador del Programa de Control de Factores de Riesgo del Consumo de la Secretaría de Salud, advirtió que el rotulado debe ser claro, visible y fácil de leer; el empaque no debe tener enmendaduras, no estar roto, ni en mal estado, debe contener la información mínima como nombre del alimento, lista de ingredientes, identificación del lote, fecha de vencimiento, instrucciones de conservación y número del registro sanitario.

“Si el pescado se adquiere congelado, este debe estar duro, no acepte pescado blando o semicongelado, el color de la carne debe ser rosada, la piel según la especie, puede ser de color oscuro. Si el pescado presenta algún olor extraño o similar al amoníaco o al óxido, no lo compre”, dijo Alejandro Bartolo.

Tenga en cuenta que si presenta algún síntoma de intoxicación como diarrea, náuseas, vómito, dolor abdominal, dolor de cabeza, después de consumir este alimento, debe acudir a la institución de salud más cercana para su atención. Si una persona detecta condiciones no aptas para el consumo humano puede formular la denuncia en las Secretarías de Salud de cada municipio.