Visitar los 25 Pueblos que Enamoran, en los 21 departamentos del país, es la invitación que hace el  Ministerio de Comercio, Industria y Turismo a todos los colombianos, en la semana de receso escolar que comienza. Arquitectura, historia, naturaleza y gastronomía son algunos de los atractivos para descubrir.


El propósito es que más colombianos puedan descubrir el colorido, los sabores, la cultura, la historia, la gastronomía y las artesanías, entre otros atractivos, que tienen para ofrecer estos municipios que ya han conquistado los corazones de muchos viajeros.

El llamado del Ministerio es a que los viajeros disfruten en familia de un recorrido inolvidable por estos municipios que ofrecen experiencias inolvidables, y que al mismo tiempo lo hagan de manera segura, es decir, garantizando todas las medidas de bioseguridad vigentes en el país.

¿Cuáles son los Pueblos que Enamoran, y qué ofrecen a sus visitantes? Este es el recorrido recomendado para quienes están interesados en visitar las distintas regiones del país y reencontrarse con la historia y lo mejor de nuestra cultura colombiana.
 

Eje cafetero y Antioquia

Entre los pueblos que hacen parte de esta categoría de Pueblos que Enamoran están  Carolina del Príncipe en Antioquia. Allí los visitantes encontrarán una gran riqueza de colores y formas arquitectónicas de la Antioquia tradicional que hacen que este municipio sea calificado como el “Jardín Colonial de América”. Los balcones de las casas de este municipio son considerados patrimonio cultural y se han convertido en su principal referente, ya que su construcción data del siglo XVII.

Sus fachadas poseen una estructura, con diseño de portones y contra portones, puertas, ventanas y balcones, todos elaborados en madera, con vistosos calados con tallas en arcos y cornisas trabajados artesanalmente.

El turismo de naturaleza es una de las opciones que ofrece este municipio, donde se encuentran los ‘organales’, unas cavernas de dos kilómetros donde la mayoría de los salones están formados por grandes rocas superpuestas que permiten la filtración de los rayos de luz.

En el departamento de Caldas, un Pueblo que Enamora es Marulanda, que cuenta con un hermoso bosque de palma de cera, y sus artesanías con productos elaborados a partir de lana de oveja, que se convierten en un atractivo especial para los visitantes.

Quindío cuenta con Filandia, y allí se destaca la reserva Barbas Bremen, catalogada como el quinto ecosistema del país y que posee una gran variedad de tonos verdes. Además de la maravilla de fauna y flora y el encanto de un paisaje natural, es un lugar mágico rodeado por una vasta vegetación.

En sus calles el tiempo está detenido porque se encuentran casas de dos pisos, balcones con elegantes fachadas de colores vivos y perfectamente combinados, propios de la arquitectura típica de la colonización antioqueña. Construidas en bahareque y materiales de la región, la arquitectura del municipio hace único el estilo de este municipio, portador de una herencia cultural que lo convierte en uno de los Pueblos de Encanto del Paisaje Cultural Cafetero Colombiano.

La cestería elaborada en fibras naturales es la actividad artesanal reconocida como patrimonio cultural inmaterial del municipio, como homenaje a los artesanos se realizan las Fiestas del Canasto, que buscan transmitir y recrear una interacción con la historia artesanal, contribuyendo a promover medidas encaminadas a crear condiciones para la sostenibilidad de dicho patrimonio en el tiempo.

Risaralda, por su parte, tiene a Marsella, cuyo Parque Municipal Natural la Nona fue creado para proteger el nacimiento de las quebradas la Nona, el Zurrumbo y el Maní. Tiene un sendero de 4 kilómetros que permite apreciar la diversidad de la naturaleza y hacer avistamiento de aves. La casa de la cultura es patrimonio arquitectónico del municipio, con un patio de 276 metros cuadrados y 286 metros lineales de corredores, un espacio que permite visualizar el encanto del municipio.