El sector salud recibe recursos económicos de las empresas fabricantes de licores y cigarrillos, al igual que de la venta de lotería y otros juegos de azar.

En Caldas, la reducción por este concepto sería de entre el 30 y 40%, ante la actual emergencia, que ya lleva tres meses.

«Al estar disminuyendo el consumo de estos productos, también se reducen los ingresos para la salud al no recaudar estos impuestos», indicó Jimena Aristizábal, directora de la Territorial de Salud de Caldas.