Los trabajos en las sedes bomberiles  de La Celia, Pueblo Rico y Quinchía habían sido suspendidas por causa de la emergencia sanitaria generada por el Covid-19.

“Este proyecto tiene una inversión superior a los $7300 millones y esperamos que las obras terminen al finalizar el año. En los próximos días se reactivarán también las obras en Apía, Guática, Mistrató y Santuario”, explicó Diana Carolina Ramírez Laverde, coordinadora departamental de Gestión del Riesgo

Indicó la funcionaria que, en los últimos municipios mencionados se establecieron mesas de trabajo con las autoridades locales para garantizar la implementación de los protocolos de bioseguridad establecidos por el Gobierno Nacional.

Con estos proyectos el departamento contará con estaciones de bomberos que cumplen normas sísmicas vigentes, lo que representa un gran logro para Risaralda en materia de gestión del riesgo, manifestó el gobernador , Víctor Manuel Tamayo Vargas