Para esta actividad, funcionarios de la  Secretaría de Gobierno se hicieron acompañar de sus homólogos de la Secretaría de Salud Pública y de la Policía.

Se verificó el cumplimiento de los requisitos para el funcionamiento en 8 bares , cafeterías, expendios de carne y de pescado; y venta de víveres. También se corroboró el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad.

Al administrador de un local se le concedió un plazo de tiempo con el fin de adecúe el espacio para manipular alimentos y se le ordenó destruir 2 kilos de pescado seco por encontrarse en estado de descomposición.