De acuerdo con los avances de la mitigación de la pandemia, Risaralda se sostiene en una meseta. Caldas y Quindío continúan reportan un incremento en los contagios.

El Instituto Nacional de Salud está realizando la asistencia técnica en el territorio articulando el conocimiento en la vigilancia epidemiológica por conglomerados del departamento,.

“No podemos bajar la guardia, veníamos, las ciudades capitales y su área metropolitana, muy parecidos en el tiempo, pero gradualmente han acontecido manifestaciones en los diferentes municipios; ahora, vamos escalando a nivel de Eje Cafetero. Nosotros veníamos con un mes, un mes y medio, por delante en el número de casos con relación a Caldas y Quindío, ahora ellos están pasando por una situación parecida; hay que llamar la atención, porque siendo una ciudad región y siendo muy importante la movilidad entre nosotros, no solamente los fines de semana y con razones de turismo, sino porque comercial y laboralmente hay una movilización importante”, aseguró el ingeniero sanitario, salubrista y epidemiólogo de la Sala SAR de Risaralda, Diego Alejandro Rincón.

El funcionario llama la atención de las personas, asegura que se debe continuar con acciones de autocuidado, como el distanciamiento social, la higiene respiratoria, el lavado de manos, el uso de tapabocas.

“Entre los tres departamentos y sus capitales vamos armar un gran bloque región, tarde o temprano Caldas y Quindío entrarán en la meseta, muy parecida a la de nosotros, nos vamos a sostener, creeríamos que casi que llegaríamos a diciembre y buena parte del próximo año con casos, pero seguimos esperando el descenso y eso no se logrará sin una participación responsable la comunidad”, aseguró Diego Alejandro Rincón.

Además, invitó a continuar con las campañas educativas que realiza el Departamento.  Frente a la posibilidad de realizar el traslado de pacientes de un departamento a otro, el especialista aseguró que este es un principio de solidaridad.