El director del Comité de Cafeteros, Jorge Humberto Echeverri Marulanda, se reunió con directivos del sistema de salud y la gobernación de Risaralda para definir el plan de recolección del café con bioseguridad.

En las instalaciones del Comité de Cafeteros  y cumpliendo todos los protocolos de bioseguridad para el evitar el contagio del Covid–19, el director ejecutivo del Comité Departamental de Cafeteros de Risaralda, Jorge Humberto Echeverri Marulanda, lideró un encuentro con la directora de Salud Pública de Risaralda, Sandra Milena Gómez, empleados del comité y funcionarios de la Gobernación de Risaralda, con el objetivo de dar inicio al plan cosecha que permita asegurar la recolección de café de manera oportuna y segura.
Dentro del plan que se viene estructurando se contempla una fase de prevención y adopción del “Protocolo de cuidado personal y cuidado en fincas y cuarteles”, documento desarrollado por la Federación Nacional de Cafeteros, avalado por el Ministerio de Salud y que actualmente está siendo socializado con todos los cafeteros del departamento.

Igualmente se quiere implementar un proyecto piloto para el establecimiento de un albergue temporal cercano a los municipios del occidente. Gracias al protocolo estricto de la FNC y las recomendaciones que en materia de salud ha consultado el gremio, se establecerán medidas en fincas, con rutas de transporte y la aplicación de cercos, que permitan atender los asintomáticos o a quienes presenten síntomas, en ese albergue temporal.

El objetivo principal de este piloto es garantizar que las fincas no cierren o entren en cuarentena, poniendo en riesgo no solo la cosecha, sino los ingresos de esa finca.

Articulación
Jorge Humberto Echeverri Marulanda, director ejecutivo del Comité Departamental de Cafeteros de Risaralda, resaltó que desde ya se están preparando junto con el Gobierno departamental para atender la cosecha del segundo semestre.

“La cosecha cafetera es muy importante y por eso se busca preservar la vida de los recolectores y caficultores, dignificar su labor y por supuesto, preservar su salud”, manifestó”, comentó.

Echeverri Marulanda indicó que gran parte de las personas que quedaron cesantes se vincularán a la cosecha cafetera, buscando suplir la necesidad de recolectores con las personas de los mismos municipios cafeteros. “Las bolsas de empleo son una opción para vincular esa mano de obra que se quedó sin trabajo”, enfatizó.

Por su parte, Sandra Milena Gómez Giraldo, directora de Salud Pública de Risaralda, comentó que se conformó una mesa de trabajo para articular con todos los actores la puesta en marcha del Plan Cosecha, con todos los cuidados “Se hará acompañamiento y asesoría técnica donde lleguen los recolectores”, dijo.

Con la aplicación del protocolo de seguridad de la FNC, el programa piloto y la toma de medidas anticipadas se garantizará que las fincas no cierren o entren en cuarentena, poniendo en riesgo no solo la cosecha, sino los ingresos de esa finca.

Finalmente, Diego Alejandro Rincón, coordinador de Salud Ambiental de Risaralda, comentó que la articulación intersectorial es muy importante para preservar el bienestar de los risaraldenses y en este caso, los caficultores.

“Trabajar en este Plan Cosecha, se responderá a que la población cafetera tenga su sostenibilidad laboral y sanitaria en el proceso de producción cafetera”, concluyó.

Cifras de la cosecha en Risaralda

5 millones de arrobas la producción de café en el departamento

$ 500.000 millones el valor de la cosecha cafetera en Risaralda

$ 170.000 millones son los recursos que van a manos de los recolectores, la caficultura es un dinamizador y generador de ocupación en el sector rural.

Enlace para vídeos: https://we.tl/t-Z8PiELau5z